27 de marzo de 2017

Periodistas amordazadas en Ciudad Juárez

Saludos a todos.

Para hoy volvemos de la ficción a la dura realidad de nuestro México, con unas escenas relacionadas con el bondage que se dieron el sábado pasado.
Lo anterior fue durante unas protestas que se realizaron en diversos puntos del páis para reclamar la seguridad y la justicia de los periodistas que siguen siendo asesinados mientras cumplen su deber. Un deber muy necesario hoy en día, sobre todo cuando ya vimos lo que las noticias falsas provocan, o si no pregúntenle a Donald Trump, o a los sitios especializados en difundir mentiras que ya existen en México.

Female journalists tape gagged in Juarez, Mexico


16 de marzo de 2017

Tu peor pesadilla

Hace poco más de una semana, llegó a Netflix una nueva serie de televisión, de la cual nunca había oído hablar, pero me enteré de ella por andar revisando los estrenos de esta plataforma.
Se llama Your Worst Nightmare o 'Tu peor pesadilla' en español, y es una serie donde los capítulos se pueden ver sueltos, pues cada programa aborda un caso policiaco distinto, donde hasta los personajes cambian.
Lo que me llamó la atención sobre la serie no fue otra cosa que el poster con el que Netflix la promociona, y que muestra a una joven mujer con las manos atadas al frente y con cinta plateada cubriéndole los ojos. Obviamente está siendo víctima de un crimen y viviendo, como promete el título, su peor pesadilla.

Your Worst Nightmare poster


10 de marzo de 2017

Inculpada de Frank Knebel - Capítulo 9

Todo se acerca al dramático final en este episodio, donde el número de damiselas en apuros atadas y amordazadas se multiplica. El capítulo 8 de esta historia está aquí

Pueden encontrar todas las historias de bondage que he publicado aquí.



Capítulo 9:


            -… Entonces le dije, ‘no es mi culpa que un par de las chicas no hayan venido a trabajar hoy, así que no te desquites conmigo’, es decir, de verdad que debemos contratar a un chico que se encargue de pasar recados o vaya a buscar material al almacén. ¿Qué hago yo si el señor Bell quiere dictarme tres cartas, y aparte me mandan a llevar refrescos a una reunión de departamento, y aparte tengo que sacar mi propio trabajo diario? No puedo además perder el tiempo yendo al almacén, porque ella decidió que le hacen falta más grapas. ¿o sí? –
La joven secretaria le había dado toda esta explicación al hombre de mantenimiento mientras éste caminaba por el pasillo atento a los extraños sonidos del aire acondicionado, que por momentos se detenían. Ella era bajita y rubia, el tenía cincuenta y tantos y vestía una camisa gris de trabajo sobre la que había una placa con su nombre ‘Bert’. Aunque parecía no estar atento a nada de lo que la chica le decía, cuando esta se cayó le preguntó.
            -¿Entonces ahorita vas al almacén?
            -Sí, ¿puedes creerlo? Fui la mejor en la escuela de secretarias, y lo que me saco es viajar al almacén para recoger grapas y tinta.
Bert caminó un poco más, hacia la pared desde la que se oía el ruido, ahí pegó la cabeza y escuchó atento. Estaba tan concentrado que la secretaria olvidó su coraje y se puso a escuchar también.
            -¿Cuántas muchachas había en tu clase?
            -Bueno, sólo éramos cinco, pero aun así creo que…
Fueron interrumpidos por otro sonido, un poco más fuerte que antes.
            -¿Qué es el ruido Bert?
            -No lo sé, pero no es culpa del aire acondicionado, me preguntó si de alguna manera un gato se metió aquí y se quedó atrapado.
Intentó abrir la puerta, pero estaba cerrada con llave.
            -Qué raro- dijo, y puso sus herramientas en el suelo.
Sacó de su bolsillo un llavero y buscó la llave necesaria para abrir la puerta. Al hacerlo, la secretaria lo agarró del brazo un poco nerviosa y entró junto a él. Cuando Bert prendió la luz, la chica gritó aterrada. Frente a ellos estaba Patty Brennan, cubierta sólo con ropa interior y amarrada a una silla con ruedas. Sus ojos oscuros estaban abiertos de par en par y destacaban en su rostro debido a que la mitad de debajo de su cara estaba cubierta por pedazos de cinta que la mantenían amordazada. La prisionera gimió suplicando que la ayudaran.


6 de marzo de 2017

Esperanza Morett y Samantha Siqueiros atadas y amordazadas en Como dice el dicho

Hace algunas semanas les compartí una reciente escena de bondage con Zelma Cherem de la serie de Televisa Como dice el dicho, de la cual hemos tenido muchas escenas con jóvenes actrices atadas y amordazadas, para hoy tenemos otra escena de esta misma producción.

Las escenas de esta ocasión vienen del episodio 'Arrieros somos y en el camino andamos' y son esteralizadas por las dos protagonistas del episodio, Samantha Siqueiros y Esperanza Morett.

Como suele ser el caso, la calidad en el guion del programa es más bien poca, pero si están interesados les cuento que trata sobre una muchacha (Siqueiros) obsesionada con hacerse cirugía de aumento de busto. El papá de su mejor amiga (Morett) se dedica precisamente a esta clase de patéticas cirugías, y la chica lo seduce para que la opere.
Pero la cosa va más allá, hay por ahí un grupo de trata de blancas ligado al papá, y que se lleva a muchas de las chicas a las que operan a Estados Unidos a prostituirlas, y como no podía ser de otra forma, las dos protagonistas acaban también secuestradas para ser internadas en estas redes.

24 de febrero de 2017

El cuello de Cristina

Quienes gusten de ir al teatro, de nueva cuenta los escenarios de México tienen una obra donde podrán disfrutar de un poco de bondage. Se trata de la obra El cuello de cristina, una comedia negra que se está exvhibiendo en un lugar llamado La Teatrería, un foro que está en la calle de Tabasco, en la colonia Roma de la Ciudad de México.

El cuello de Cristina poster


21 de febrero de 2017

Misa atada y amordazada en Death Note

Uno de los mangas más reconocidos de los que he oído es Death Note, el cual más adelante fue convertido en un exitoso anime, que me recomendaron mucho y que fue con el que conocí la historia.
Esta es interesante, y no hay sorpresa de que sea uno con muchos seguidores, y sobre el cual ya se planea adaptarlo a otros medios.
Dentro de la historia, que trata sobre un joven en cuyas manos cae un cuaderno con el que puede matar a cualquier persona con sólo escribir su nombre, tenemos unos episodios con contenido de bondage.
Este involucra a Misa, una celebridad en Japón que acaba involucrada con el protagonista, razón por la cual es capturada por la policía japonesa que investiga el caso.

Misa in Bondage Death Note


15 de febrero de 2017

Ms. Marvel #16

Saludos a todos. 

Hoy nos metemos al mundo del cómic y viajamos hasta 1977, para ver un número de Ms. Marvel de ese año, el número 16 de una serie que duró 23 números.

Seguramente nadie lo recuerda, pero Ms. Marvel, que luego se llamó Warbird, y luego volvió a su nombre original, es un personaje de cómics poco conocido, pero al que yo tengo mucho cariño, pues en mi temprana adolescencia dio la casualidad que la vi amarrada en un cómic que leía en ese entonces, y fue viendo esos dibujos que mi interés por el bondage se hizo consciente. 
Para quien no lea comics Ms. Marvel será desconocida, pero entiendo que en unos años será introducida al universo cinematográfico Marvel, por lo que entonces muchísimos mas sabrán de ella.

En fin, este comic lo encontré de casualidad, y vi que dentro de el había escenas de bondage, así que valía la pena meterse en el. En la portada vemos a la protagonista Ms. Marvel, en una situación de peligro, y parcialmente inmovilizada por un pulpo, pero esta será la única vez que la veamos en algún tipo de peligro.

Comic de Ms. Marvel #16 publicado en 1977

La verdadera damisela en apuros es otro personaje llamado Namorita, y que en el número anterior a este, es secuestrada por Tiger Shark, el villano que ven al fondo de la portada.
Esto lleva a que la joven Namorita, quien pertenece a una raza de anfibios que habita en la sumergida Atlántida, aparezca en este número encadenada, mientras Ms. Marvel lucha por rescatarla.

Namorita chained in Ms. Marvel #16

Al ser descubierta, Namorita intenta hacerse útil, y aprovecha sus propias cadenas para tratar de estrangular al su secuestrador, a la manera en que lo hizo la Princesa Leia con Jabba the Hut, pero la adolescente, quien más adelnate sería parte de un grupo de héroes llamados los Nuevos Guardianes, no tiene suerte y termina siendo noqueada por la fuerza de su rival.

A chained Namorita fights Tiger Shark in Ms. Marvel #16 (1977)

El resto del comic, Ms. Marvel se lleva la pelea a otro lado mientras la secuestrada Namorita está incosnciente, sin embargo no es lo último que vemos de la joven atlante. Ya sola, Namorita despierta y a pesar de estar encadenada, logra comunicarse con una nave de guerra de la Atlántida, que la rescata.
Entonces la chica se convertirá de damisela en apuros a heroína, pues llega a tiempo para salvar la vida de una Ms. Marvel que, en la pelea submarina, había quedado al límite de su energía y a punto de ahogarse.

A chained Namorita is a Damsel in Distress in Ms. Marvel #16

Espero que hayan disfrutado de estas poco conocidas escenas de bondage en comics.

Saludos y hasta la próxima.

10 de febrero de 2017

Inculpada de Frank Knebel - Capítulo 8

Esta vez traducir el siguiente capítulo de la segunda aventura de Copper Ryder me tomó menos tiempo que antes. Aunque la razón para haberlo logrado no es nada grata. Resulta que me encuentro desempleado pues la empresa en la que estaba entró en crisis, y se puso a recortar personal no viendo la capacidad y el compromiso de cada persona, sino de cuanto era la quincena para dejar sólo a los más baratos.
Lo malo es que estuve desarrollando un proyecto para ellos más de un año, y ahora lo congelaron en la meta, y no tengo garantía de que cuando lo retomen sea conmigo.
Lo peor es que descubrí que la empresa no tiene una pizca de ética. En cuanto te hacen renunciar (que fue mediante un engaño) se olvidan de ti, dejan a una compañía de outsourcing para indemnizarte con menos dinero de lo que te corresponde por ley, y cuando a la empresa de outsourcing se le olvida que existes y no te toman ni las llamadas, tu exempresa se lava las manos, te dice que nunca tuviste contrato con ellos, y que no van ayudarte ni siquiera para que alguien más te de una fracción del dinero que te corresponde. Podrían al menos tratarte como a una persona, y ver que, si no lo justo, algo recibas para seguir adelante.
Pero bueno, mis corajes de poco les importarán, y yo solo ando aprovechando para sacar la rabia que me da. De todo lo malo sale algo bueno, y trataré de emprender yo sólo mi proyecto, que llevo años intentando sacar pero siempre es frustrado en cada empresa donde he laborado. Mejor no depender de nadie y salga bien o mal, será cosa mía.

Todo esto era porque de ese despido me salió el tiempo para traducir esto más rápido, así que los fans de Copper Ryder algo bueno sacaron jejeje. De cualquier modo, gracias por la paciencia y espero que la sigan disfrutando.

Tengo pendientes otros tres episodios de esta entrega, antes de poder pasar a las demás. Pero en el episodio de hoy las fichas se ponen en su lugar para el gran final, y pronto tendremos a todas las protagonistas bien atadas y amordazadas jejeje.

El episodio anterior de esta serie lo encuentran por acá

Episodio 8


El altímetro del Cessna Bobcat T-50 marcaba que estaba a 1,000 pies de altura mientras Sky Ryder seguía la autopista al sur de Kermit. Cuando el camino empezaba a virar levemente al sureste, Sky vio un carro de policía bajo el. Tomó el micrófono de la radio.
            -Llamando al carro 1 de la comisaría, aquí El Colibrí, ¿me escuchas?, cambio.
Winchell asomó por la ventana del lado del copiloto en el auto y tomó su radio. Charlie Barnes estaba manejando.
            -Aquí Winchell en el carro uno Sky. Te vemos, ¿algo que reportar?, cambio.
            -Aún no Winch. ¿Has tenido noticias de alguno de los otros carros?, cambio.
Antes de que Winchell pudiera responder se escuchó una tercera voz.
            -Sheriff, aquí MacKeever en el carro dos. Norris y yo estamos a quince millas de la ciudad y avanzamos por la ruta 93 al sur. Aún no hay señal del sospechoso, cambio.
Después se oyó la voz de Harry Tyler
            -Aquí el carro cinco, estamos a una milla de la ciudad y vamos a tratar de alcanzarlos, cambio.
            -Este es El Colibrí, me adelantaré a ver si veo al sospechoso, espero que no hagan nada para espantarlo, cambio.”
            -Ya escucharon- terció Winchell -ni sirenas ni luces, a menos que sea estrictamente necesario, cambio.
El resto de los carros se dio por enterado, y terminó la conversación.
Sky aceleró y pronto dejó los autos atrás. Revisó su reloj, eran las 8 de la mañana. Si el cantinero tenía razón, Wilberforce tenía una hora de ventaja sobre ellos. Suponiendo que manejara de acuerdo al límite de velocidad para no atraer atención, Sky podría alcanzarlo en máximo 30 minutos. Los carros tardarían más, así que, en cuanto lo viera, también tenía que evitar asustarlo. Lo único que sabía era que tenía que hallar a Copper.


Marie Sanders no notó el carro azul detrás de ella hasta que pasó los edificios cercanos al límite este de la ciudad. Era un vehículo que avanzaba muy por detrás de ella, y tomó la misma salida por un camino local secundario. Tal vez no fuera nadie, pues por ese mismo camino había varios ranchos, pero decidió mantenerse alerta hasta que el coche desapareciera.


Sherry Johnson estaba harta de que la vieran. Dentro de la ciudad era más fácil seguir a otro vehículo al confundirse con el tráfico, pero en este camino rural, iba a ser muy fácil que la descubrieran, debía tener mucho cuidado.
            -¿y viste el peinado que tenía?
La más bajita de dos cajeras se cubrió la boca con la mano, pero fue muy tarde para evitar que el ruido de la risa que trató de esconder se escuchara fuera del baño, donde se maquillaba y charlaba con su amiga.
            -Bueno, el peinado tenía más estilo que su vestido- le respondió su amiga alta cuando pararon de reir -se veía como algo que mi madre habría sacado del desván en un momento de extrema necesidad. Era totalmente espantoso.
Las dos volvieron a carcajearse, hasta que la más bajita se detuvo y alzo su mano. Parecía estar escuchando el sonido del aire acondicionado en el edificio.
            -¿No escuchas algo chistoso Connie?
La alta aguzó el oído. Había un débil, pero peculiar sonido, una especie de gemido que, o era parte de la maquinaria, o estaba ahogado por el ruido de esta. La alta alzó una ceja.
            -Parece que en cualquier momento se va a descomponer el aire acondicionado ¿no?
La bajita asintió.
            -Será mejor decirle a Bert que revise.
Acordado eso, las dos chicas volvieron a maquillarse y a chismear.


Copper Ryder conocía prácticamente todos los caminos en y alrededor de Kermit, pero éste era nuevo para ella. Nunca había escuchado del motel Saddle Tramp y no había ningún letrero con señales que la orientara. Como había estado tirada en el suelo cuando Marie la tenía amarrada y la llevó al lugar, ni siquiera sabía en que dirección se encontraba respecto a su rancho, así que no tenía ni idea de hacia donde caminar para encontrar ayuda.
            -Supongo que simplemente tendré que escoger una dirección- se dijo en voz alta.
El vestido de Marie era de escote abierto y muy ancho para la talla de Copper. Como la chica se había quedado sin sostén, tenía que sostenerlo con sus manos para evitar que sus pechos quedaran descubiertos. La minifalda le causaba menos problemas, ya que por su altura le cubría más pierna de la que estaba pensada, pero Copper deseaba que Marie hubiera dejado un par de zapatos, para no tener que andar descalza sobre la arena y el pavimento.
Viendo la posición del sol para identificar donde estaba el norte, la chica comenzó a caminar en esa dirección.


Marie manejó frente al rancho de La Diadema Voladora en su viaje al sur. Unos kilómetros más por este camino, y encontraría una desviación, por donde podría llegar al motel. Planeaba cumplir la promesa que le hizo a Copper y quitar el letrero de ‘no molestar’ de la puerta para que, eventualmente, una mucama la encontrara. Después de todo no le deseaba ningún mal a la chica, quien solo había querido ayudar a una amiga.
Estiró la mano al asiento del copiloto y levantó su bolso. Pesaba por todo el dinero que tenía adentro. El paquete que John se había llevado estaba pesado también, y Marie se preguntó si ya habría descubierto el engaño o no. No, tenía tan poca serenidad que seguramente había huido sin revisarlo, y se llevaría una desagradable sorpresa muy tarde. Se lo merecía. Pensó también como Sherry y Copper eran mucho mejores amigas que ella y Johnny.
Revisó su retrovisor, y vio que el coche azul aún la seguía.


La oficial Amy Cole se acercó a la intersección entre el camino de terracería que venía explorando y la carretera estatal que iba de norte a sur. En ese lugar había una gasolinera y una pequeña tienda de abarrotes, pero ambas llevaban abandonadas hace años. Mientras se acercaba al lugar, vio como un auto rojo pasó por el camino al que se dirigía a toda velocidad. En cuanto su patrulla llegó a los edificios abandonados, un sedán azul también cruzó por el mismo camino y en la misma dirección. Aunque la oficial no alcanzó a ver la plaza, no le cupo la menor duda, era el coche de Jeanne Hall, así que acababa de encontrar a Sherry Johnson. Estaba a punto de encender sus sirenas, cuando se le ocurrió que tal vez Sherry no la había visto por estar cubierta por los dos edificios en la esquina, por lo que optó por seguirla a lo lejos, en vez de perseguirla, y averiguar a donde se dirigía.


Sky Ryder vio un sedán gris en el camino bajo su avión. John Wilberforce tenía un carro como ese. Aunque era muy probable que fuera quien buscaba, el aviador no podía acercarse muy pronto. El primer carro de policía, con MacKeever y Norris estaba kilómetros atrás, y el de Winchell más lejos aún. Era una situación delicada, pero Sky quería estar seguro de que se trataba del banquero, así que movió la palanca de control y comenzó a descender.


John Wilberforce vio su reloj. Eran las 9 de la mañana, o sea que en Nueva York ya eran las 11. En dos horas mas, el juego de la serie mundial comenzaría. Iba a disfrutar escucharlo en su radio. Pensó en su apuesta con George, el guardia de seguridad, y rió. No importaba quien ganara, George se quedaría con los 10 dólares. Pero el ganaba mucho más, así que valía la pena.
El aire que entraba por su ventanilla abierta no le permitía oír nada. Pero le llamó la atención el repentino movimiento de algo oscuro en la arena a su derecha. Era la sombra de un avión.

Lo buscó en los espejos, y finalmente asomó por la ventanilla y vio hacia arriba. Era una aeronave de doble hélice que se le estaba acercando conforme descendía. Finalmente la nave lo rebasó, viró a la derecha y se alejó. Un pensamiento cruzó la mente de Wilberforce: ¡Sky Ryder!, y donde quiera que estuviera Sky, el sheriff no estaba lejos.
El banquero apretó el acelerador, pero el avión volvió a acercarse por detrás, y volvió a rebasarlo dando giros.


            -¡A todos los carros de policía, aquí el Colibrí! Me ha visto y está tratando de huir. Carro dos, están en mi campo de visión, aceleren, yo voy a intentar retrasarlo en lo que ustedes llegan.

Wilberforce metió a fondo el freno cuando el avión bajó hasta colocarse frente a el tras descender por la izquierda, cuando la nave volvió a volar volvió a acelerar a fondo, sólo para detenerse en seco de nuevo minutos después cuando Sky lo volvió a atacar, ahora por su flanco derecho. El banquero espero a que se alejara e intentó huir de nuevo, pero era incapaz de anticiparse a los movimientos del aviador, que cada que daba una vuelta en el aire volvía a descender sobre el fugitivo, forzándolo a parar y dando tiempo a la policía de llegar.
Wilberforce estaba tan ocupado viendo el cielo para cuidarse de Sky, que no vio un camión de carga que llevaba paja moverse lentamente frente a él. Cuando lo notó, era tarde, y sólo pudo dar un volantazo que lo sacó del camino. Ahí, golpeó una pierda que provocó que su sedan se volcara. Sobre el techo, el vehículo avanzó sobre la arena hasta frenarse en una duna. La cabeza del banquero se estrelló en el parabrisas, la persecución había terminado.


Marie Sanders apenas podía creer lo que vio cuando llegó al cuarto del motel. La cama estaba vacía, y las cuerdas que habían atado a Copper Ryder estaban regadas en la cama y el suelo. Se puso a pensar que hacer, ¿debería buscar y volver a capturar a la chica? ¿o era mejor dejarlo ya todo y huir lo más pronto posible?
Pensó también en el sedán azul. Lo había dejado de ver durante la última parte del viaje, pero se trataba de un camino con muchas más curvas, así que era posible que no hubiera dejado de seguirla. Lo mejor era ser precavida.
Se asomó por la ventana y buscó, pero no había nadie. Aun así, sacó la pistola de su bolso.


Sherry Johnson se acercó al motel con cuidado. Había dejado el coche aparcado varios metros atrás, escondido de la vista de cualquiera en el lugar por unos árboles. El estacionamiento parecía desierto, y sólo se veían un par de coches. Ninguno de ellos era el auto rojo de Marie, aunque la chica adivinó que había más lugares donde aparcar fuera de su vista, atrás de una hilera de habitaciones. Manteniéndose tan oculta como podía, caminó hacia allá.
Sólo había un auto estacionado, era el deportivo rojo de Marie. Sherry sacó su pistola del cinturón y estaba a punto de girar en la esquina de la hilera de habitaciones, cuando una fría voz de mujer la detuvo.
-Detente ahí mismo, te estoy apuntando, suelta tu pistola y sube las manos.
Sherry soltó la pistola y colocó las manos sobre su cabeza.
            -Ahora colócate de cara a la pared, y separa bien tus piernas y brazos.
La mujer hizo lo que le ordenaban, y escuchó las pisadas que se acercaban sobre la grava.
            -Si haces cualquier movimiento repentino, me vas a obligar a dispararte- dijo la mujer que estaba detrás de ella.
            -No voy a hacer nada, pero por favor, baja la voz, o ella puede escucharnos.
El candado de un par de esposas fue colocado en su muñeca derecha, luego sus manos fueron colocadas a su espalda, y su muñeca izquierda fue bajada y también colocada en el aparato, que fue apretado con varios clicks, apresándola.
La oficial Amy Cole guardó su revólver, y volteó a su prisionera para verla de frente.

            -Me causaste muchos problemas Sherry- dijo Amy secamente, -pero haberte atrapado hoy me compensa por la vergüenza que pasé al dejar que te escaparas ayer.
            -Lo siento por haber tenido que hacer lo que hice oficial. Pero sé quién se robó realmente el dinero del banco, fue Marie Sanders, la nueva secretaria del señor Wilberfoce, y justo ahora está en alguna de estas habitaciones.
Amy se asomó y vio el único vehículo estacionado
            -¿es ese su coche?
            -Sí, y estoy casi segura de que tiene el dinero con ella.
Amy vio con sospecha a la fugitiva que acababa de atrapar.
            -Mira Amy- suplicó Sherry -ya sé que tienes que arrestarme, y no hay duda de que me merezco estar esposada por lo que he hecho. Pero por favor, arréstala a ella también, bajo cualquier pretexto que puedas. Tienes que detenerla ahora, o se va a escapar y nunca la volveremos a ver.
Amy meditó alrededor de medio minuto. Tras ver una vez más el coche rojo, tomó una decisión, pero en vez de decir nada, sus manos alcanzaron el cinturón de Sherry, el cual desabrochó y le quitó, luego desabotonó sus pantalones y se los bajó hasta el suelo.
            -Quítatelos
Sherry estaba intrigada, pero obedeció.
            -Siéntate- ordenó Amy.
La chica se sentó en la orilla de la banqueta. Amy le quitó los zapatos y los calcetines, y usó el cinturón para amarrarle los tobillos, luego aventó los pantalones de mezclilla entre unos arbustos.
            -La arrestaré, pero antes me voy a asegurar que te quedes quieta, y que no se te ocurra hacer ruido.
Dicho esto, sacó un pañuelo de su bolsillo y lo hizo bola.
            -Supongo que me merezco esto- dijo la chica suspirando.
            -Te lo mereces- dijo Amy sin compasión al tiempo que le metía la tela en la boca. Luego se aseguró de que no pudiera escupirlo, completando la mordaza con uno de los calcetines que le acababa de quitar. Dio unos pasos atrás para ver su trabajo, dando la espalda al coche rojo.
            -No es tan apretado como la manera en que tú me amarraste a mi, pero tendrá que ser suficiente.
Mientras decía esto, Amy empezó a sacar la pistola de su estuche, cuando vio que los ojos de su prisionera se abrían con urgencia, y luego sintió algo duro clavarse en su espalda.
            -Suelte su pistola oficial- le ordenó Marie.
Con un gemido de frustración, Amy alejó la mano de su arma, y Marie sacó esta del estuche, luego hizo a la policía darse la velta y exclamó.
            -Parece que están jugando un juego muy divertido aquí afuera, ¿por qué no pasan a mi habitación?, así podré jugar yo también.


Dora Wilberforce estaba perdida. Había usado el mapa en el directorio para tratar de llegar al motel Saddle Tramp, pero desde su coche todos los caminos parecían ser diferentes. Se había detenido a preguntar en una gasolinera y preguntado. El empleado había asentido ante una pregunta familiar. Luego le había comentado a otro cliente ahí parado que preguntaba por el motel de los secretos, ambos la vieron obscenamente apreciando su cuerpo, y le preguntaron que llevaba en una bolsa de papel que tenía en el coche. Cuando les dijo que no era su asunto ambos rieron, pero finalmente le dieron indicaciones.
Pero después de esto, había vuelto a perder el rumbo, los caminos parecían tener nombres equivocados, y llevaba un buen rato dando vueltas sin rumbo. Estaba a punto de rendirse cuando vio la tienda abandonada que le habían dado en la gasolinera como referencia. Ese camino si tenía el nombre adecuado, así que se metió por el, poco más adelante, vio un letrero, señalando el rumbo del motel, por fin iba bien.
Dora sacó la pistola que tenía a la mano en la bolsa de papel, pensando que tal vez la necesitara pronto. En caso de que se encontrara a Sherry o a Marie, dentro de la bolsa llevaba el resto del material que necesitaría.


Copper Ryder avanzaba cansada por el camino. Había sido cuidadosa de que no la vieran al principio de su escape, temerosa de que Marie la viera al regresar al motel: Cuando la chica vio una nube de polvo en el camino, que indicaba un coche acercarse, se había escondido entre unos arbustos bien metidos fuera del camino. Ahí estuvo hasta que vio pasar el coche rojo de su antigua captora. Después había visto mas polvo, y la joven permaneció oculta ante la posibilidad de que se tratara de John Wilberforce u otro aliado de Marie. Copper no había reconocido el sedán azul que pasó y que seguía al auto de Marie.
Una vez que se alejaron, y antes de que pudiera volver al camino, había visto una patrulla avanzar por el camino, tratando de llamar la atención de alguno de los oficiales del sheriff la chica había corrido y agitado las manos, pero el conductor no la había visto. Agotada, pero sabiendo que todos sus posibles problemas ya habían pasado, la chica continuó su rumbo, ahora sin intención de esconderse, era cuestión de tiempo para que un auto más apareciera y le ofreciera un aventón.
Otro carro apareció dirigiéndose a ella. Desesperada por encontrar ayuda, la chica se paró en medio del camino para que se detuviera, mientras agitaba las manos para asegurar que la vieran. Le parecía imposible que fuera nadie que estuviera aliada con Marie.
El coche, que era de color verde claro y claramente muy caro, se detuvo. Copper corrió para cubrir la distancia que los separaba y abrió la puerta del copiloto
            -¡Por favor!, necesito ayuda, me secuestraron y…
Se detuvo en seco al ver que la mujer que conducía era Dora Wilberforce.
            -Vaya señorita Ryder, se te ve muy mal ¿qué te pasó?
Copper estaba perpleja, y no encontró que decir.
            -¿Está algo mal cariño?
            -Eh… pues no señora Wilberforce, sólo estoy sorprendida de ver a alguien que conozco, no lo esperaba.
            -¿Tal vez estabas esperando a tu amiga Sherry?
La manera fría en que dijo el nombre de su amiga la dejaron inquieta.
            -Mire, señora Wilberforce, se lo que usted y otras personas creen que hizo Sherry, pero todos están equivocados, pero ahorita no importa si soy amiga de Sherry o no, ¡necesito ayuda!
Dora la vio con simpatía.
            -Claro cariño, súbete al auto.
Copper se metió, pero al hacerlo tiró sin querer la bolsa de papel al suelo, todo su contenido se salió y regó por el suelo del auto. Copper se agachó para recogerlo, y descubrió que se trataba de muchos metros de cuerdas, tanto de algodón como de cáñamo. Además había telas y dos rollos de cinta adhesiva ancha y unas tijeras. Copper quedó perpleja, pero al poco empezó a guardar todo en la bolsa. Sin embargo, no pudo evitar hablar.
            -Cuanta cuerda traes. ¿para qué es?
Al enderezarse se encontró con el cañón de la pistola de Dora apuntándole, y con la mujer sonriendo malévolamente.
            -Pues son para ti, y para tus amigas cariño.


John Wilberforce abrió los ojos. Su cabeza le dolía de nuevo, pero ahora no por la resaca del alcohol. Se llevó la mano a la frente y vio sus dedos ensangrentando señalando su herida. Viendo fuera del auto alcanzó a ver dos autos acercarse y detenerse cerca de él a un costado de la carretera, también vio, más a lo lejos, el camión con el que estuvo a punto de estrellarse, y que también se había salido del camino. El conductor de este camión había bajado y corría hacia él. También vio las luces rojas de los autos de la policía.
Al poco se dio cuenta que, a pesar del dolor, no tenía heridas serias. Probó todas sus extremidades y podía moverlas sin problemas, pero si estaba mareado, y por eso el ruido de un avión bajando hacia la arena, aterrizando a una distancia prudente y levantando al hacerlo una nube de polvo le pareció irreal, esto a pesar de que la arena se le metió en los ojos.
Lo que si fue una alucinación fue el imaginar billetes de cincuenta dólares alrededor de su cabeza, pero esto lo volvió a la realidad. ¡el dinero! El paquete estaba abierto y las turbinas del avión estaban causando que se regara por todo el lugar. Instintivamente empezó a atraparlo, y entre sus dedos ensangrentados vio dos billetes de un dólar, y un montón de recortes de revistas y periódicos.
Entonces se dio cuenta, ¡esa bruja de Marie lo había traicionado! Casi acababa de morir, y lo había hecho por no más de cien dólares en efectivo y un montón de papeles. Y lo peor es que ahora lo iban a meter en la cárcel.
Sin saber si reír o llorar, hizo las dos cosas a la vez.




Saludos y hasta la próxima.