21 de mayo de 2017

Renata Notni amordazada

Acabamos de tener una doble publicación con Renata Notni como una damisela en apuros secuestrada en la telenovela Mi Adorable Maldición, donde en dos videos salió primero encadenada de un tobillo, y luego, en una escena mucho mas interesante, amordazada con cinta.

A raíz de esto me puse a buscar más sobre Renata Notni, y me topé con su cuenta en Instagram, donde la actriz subió una juguetona fotografía y una especie de GIF juguetón.

En estas, aparece con cinta sobre los labios durante la filmación de la novela Amor de Barrio.
Hasta donde sé no tuvo ninguna escena de bondage en esa telenovela (aunque si alguno está mejor informado por favor corríjame), así que la fotografía no fue mas que un chiste. En la cuenta de Instagram de la actriz aparece con el comentario "Silencio en el set".

Les dejo primero la foto y luego el GIF que Renata Notni subió con esta mordaza.

Renata Notni Gagged

Pueden apreciar que, aunque se trata de imágenes y videos de la misma novela. La vestimenta de Paloma cambia, lo cual quiere decir que son de fechas y momentos diferentes.
Esto quiere decir que amordazar a Renata Notni en el set era una broma recurrente, así que chance la actriz hablaba mucho o algo así y el sellarle los labios para poder trabajar parecía divertido.

Ya que hemos visto a Renata varias veces amordazada en poco tiempo, sólo nos queda desear que su carrera le siga proporcionando oportunidades de ser amarrada y amordazada.



Una publicación compartida de Renata Notni (@rennotni) el


Pueden seguir a Renata Notni en Instagram por aquí, y darle un like a sus fotos amordazada.

16 de mayo de 2017

Renata Notni amordazada en Mi Adorable Maldición

Como lo prometido es deuda, les traigo para esta semana la segunda parte, y las mejores escenas de Renata Notni secuestrada en Mi Adorable Maldición. Una escena que se extendió por cuatro episodios, del 13 al 16, y cuya primera parte está aquí.
Pues bien, después de tres episodios de estar encerrada y encadenada de un pie, Renata logra escapar, y huye por el campo. Pero su captor se da cuenta y la persigue en una camioneta, dándole alcance y secuestrándola de nuevo.

Mexican Actress Renata Notni Wrap gagged

 Esto resulta maravilloso para nosotros que queremos ver escenas de bondage, porque, como se imaginarán, el villano no está contento con el intento de fuga, y entonces toma medidas duras contra Renata.
En vez de sólo encadenarla por un pie, Renata Notni es ahora encadenada de pies y manos, y además es amordazada. Esto con cinta plateada que es enrollada alrededor de su cabeza varias veces.

Renata Notni pasará así, encadenada y amordazada, gran parte del episodio, hasta que cerca del final su interés amoroso la rescatará, siendo la propia Renata quien se quita su mordaza.

Si no me equivoco ésta a sido la primera ocasión que Renata Notni fue amordazada, como siempre esperemos que no sea la última, y tal vez Mi Adorable Maldición todavía está a tiempo de darnos algo, pues la novela continúa y si gustan pueden verla en los canales de Televisa.

Por acá la escena completa de Renata Notni amordazada en el episodio 16 de Mi adorable maldición:


Una crítica al villano queda en que le haya encadenado las manos en una posición donde la víctima haya podido alcanzar su mordaza para liberarse, y otra a el director es por no ser estricto con el bondage. Claramente la mordaza pudo estar mucho más apretada, Finalmente, y más grave de todo lo anterior, es la molesta costumbre de que, dado que el personaje no puede hablar, en vez de dejar que gima tras la mordaza, los productores tienen la "sabia" idea de tapar el sonido ambiente y ponernos diálogo con los pensamientos de la actriz. Eso si que es chocante y esperemos que dejen de hacerlo. Echan a perder la tradición de las buenas escenas de damiselas en apuros que en el pasado se han logrado en nuestras telenovelas.

pero bueno. Festejemos que no es fácil ver una mordaza de cinta rodeando completamente la cabea de la actriz en la televisión mexicana. Saludos y hasta la próxima.

10 de mayo de 2017

Renata Notni encadenada en Mi Adorable Maldición

Saludos a todos, hoy andamos de vuelta con escenas de bondage en telenovelas mexicanas, y lo hacemos con una larga secuencia que ha sido una de las más destacadas escenas de bondage en lo que va del año.
Se trata de la que se dio a lo largo de cuatro episodios de Mi adorable maldición, de los capítulos 13 a 16, donde la protagonista de la telenovela, Renata Notni, pasó largo rato encadenada, y en el episodio final, pasó casi todo el tiempo amordazada.

Mexican Actress Renata Notni chained in soap opera

Como la originalidad ya prácticamente no existe en los creadores de telenovelas mexicanas, Mi adorable maldición está basada en una novela colombiana de los años 80, Lola Calamidades. Pero mientras copien cosas que nos lleven a ver escenas de bondage, acá apoyamos la idea de que sigan copiando. De hecho Podemos sugerir a Televisa y TV Azteca buenas opciones en este campo jejeje.

Pues bien, Renata Notni, quien tiene en esta serie el segundo papel protagónico de su carrera, interpreta a Aurora, una muchacha de origen indígena muy bella, pero sobre la que aparentemente pesa una maldición y se dice que trae desgracia, dolor y muerte a todo el que se acerca a ella. 
A pesar de esto enamora al hombre más guapo de su pueblo.

En el episodio 13, Aurora es secuestrada por Severo, un hombre muy acabado que alguna vez amó a la fallecida madre de Aurora. El malvado mete a la chica en una celda y la mantiene todo el tiempo encadenada por su tobillo.

La larga escena se extiende por tres episodios, y a lo largo de ella vemos como Aurora, poco a poco, va encontrando la manera de escapar, primero librándose del grillete en su tobillo (mismo que se vuelve a poner cada que su captor la visita), y luego buscando como salir de su celda.

Escapará, pero por corto tiempo, porque Renata Notni será secuestrada de nuevo en el capítulo 16, donde será sometida a más bondage y donde finalmente será amordazada.

Pero esa es otra historia, y será un video que compartiré la semana entrante. Mientras tanto acá les dejo la primera parte, donde Renata Notni está encadenada de un pie.

La ventaja de ya no subir videos vía Blogger, es que ya no estoy limitado a los 100 mb que el servidor permitía, así que les puedo dar las escenas completas y no cortadas en chorrocientos pedazos como antes. 
Por ello mismo, la escena de hoy tiene todas las escenas donde Renata Notni está encadenada, y dura 15 minutos.


Espero la disfruten y estén al pendiente la semana entrante para que puedan ver a Renata Notni amordazada en Mi adorable maldición.

4 de mayo de 2017

Mary Marvel ata a Zatanna

Zatanna y Mary Marvel son dos personajes de la DC Comics poco conocidos fuera del medio, pero que son dos pilares de las damiselas en apuros para quienes gustamos del bondage, pues se trata de dos de las superheroínas más propensas a encontrarse atadas y amordazadas
Se les puede colocar en un altar junto a la Mujer Maravilla como las tres grandes superheroínas en cuanto a bondage, aunque al igual que como pasa con su más famosa representante, tanto Zatanna como Mary Marvel han sufrido la tragedia de que las historias que llevaban a que fueran capturadas y amordazadas cada vez son menos, y se tiende a desaparecerlas en favor del feminismo como se entiende hoy en día, que pasa por igualar a los dos géneros en todo aspecto y por ende en evitar meter a los personajes femeninos en bondage o en situaciones de peligro donde requieran ser rescatadas para evitar acusaciones de sexismo.
En fin, esperemos que esto acabe un buen día, pero mientras ocurre, las viejas historias de estos personajes están disponibles sin cambios, y aunque Zatanna y Mary Marvel son dos personajes muuy diferentes, que rara vez han coincidido en el mundo del cómic, alguna vez se han cruzado.
En concreto, hubo una historia donde Mary Marvel, que es la definición de la inocencia y las buenas intenciones, acaba por ser corrompida por fuerzas mágicas oscuras, lo cual la llevó a toparse con Zatanna, la maga más importante del Universo DC Comics.

Esta reunión no nos trajo muho bondage, salvo por la portada de un cómic, donde la historia fue ilustrada con la Mary Marvel malvada teniendo a Zatanna encadenada y sacándola de un sombrero de maga.

Mary Marvel chains Zatanna

Lamentablemente la malvada Mary no amordazó a Zatanna, seguramente nadie le dijo que esta ejerce sus poderes mediante la voz, por lo que es estrictamente necesario mantenerla amordazada cuando la capturan. Pero bueno, es un bonito dibujo.

Antes hemos tenido a Zatanna en otras imágenes, ahí si amordazada

1 de mayo de 2017

Atada y amordazada

Esta es una de las fotos que saco de repente buscando imágenes de mujeres atadas y amordazadas en lugares ajenos a los habituales, como lo son el cine, el comic o los sitios comerciales de bondage.
Un poco de bondage con gente común y sin contexto sexual, pero que mientras es inocente para quienes desconocen nuestro hobby, para nosotros no deja de resultar interesante a otro nivel.
Cuerda gruesa y mordaza de cinta. No es apretado, pero para esta mujer tal vez haya sido la primera vez que estuvo atada.


24 de abril de 2017

Presunta ladrona atada en Tamaulipas

Un seguidor me avisó de esta fotografía, así que empiezo por agradecerle por la información antes de  compartir la foto con todos ustedes.

Se trata de una noticia que, lamentablemente, está ligada al crimen que azota parte de nuestro país, y en particular el emproblemado estado de Tamaulipas. De acuerdo a la nota, una mujer se hizo pasar por voluntaria de la cruz roja en Altamira, y así ingresó a casa de otra mujer, a la cual intentó noquear con cloroformo.
Afortunadamente su víctima pudo gritar y los vecinos la escucharon y acudieron a su auxilio antes de que su crimen se completara.

La cosa no acabó mal para la ladrona, que acabó atada de pies y manos esperando a que la arrestaran.

Lo que me sorprendió de la nota fue que ofrecían una foto muy buena de la presunta ladrona amarrada, cosa que no suele ocurrir cuando se dan estas noticias, y me sorprendió además ver como fue que esta estuvo amarrada.
Atada de pies y manos, la pusieron en un hogtie que limitaba completamente su movilidad, y además le ataron los codos con un cinturón, limitando su habilidad de mover los brazos para tratar de escapar.

¿sería que a alguno de los vecinos que la amarró le gustará el bondage?

Mujer amarrada en un hogtie tied up woman in a hogtie bondage


Aunque el ver una persona amarrada siempre es interesante. Esperemos que estas noticias no se repitan, pues aunque eso de amarrar a una ladrona es una gran fantasía, o que pase lo contrario y tengamos a una víctima inocente que dejan atada y amordazada, en la realidad no está nada padre. Pero bueno.

Ya saben que si tienen aportes de este tipo o de cualquier otro como historias, fotos o dibujos, siempre pueden mandarlos.

Saludos a todos y hasta la próxima.

21 de abril de 2017

Inculpada de Frank Knebel - Capítulo 11

Finalmente ya está terminada la segunda historia de Copper Ryder, la damisela en apuros creada por Frank Knebel y cuyas historias me ha dado permiso de traducir.

Dejamos a Copper y a Amy atadas casi desnudas en el bosque, y a Sherry y a Marie en una trampa mortal en el episodio 10. Hoy todo se resulve.

Espero disfruten el gran final y déjenme saber por comentarios o mail si quieren que continúe con mas de Copper.

Y mientras otra historia llega, aquí pueden consultar la guía de todas las historias de bondage que he publicado





Capítulo 11

El oficial Harry Tyler revisó su revólver para asegurarse de que estuviera cargado. Tenía cinco balas en un cilindro preparado para que el martillo descansara sobre la única cámara vacía. Tyler volteó a ver a Andy Rivera que estaba manejando. Rivera había revisado su pistola antes, mientras Tyler estaba hablando en el radio con el sheriff acerca de su localización y del área en que planeaban buscar, del lado oeste del camino. Los oficiales se desviaron a la zona acordada y detuvieron el coche donde empezaba el área boscosa. Rivera se lamió los labios.
            -¿Crees que sea una trampa, Harry?- preguntó en voz baja.
Tyler suspiró
            -No sé, si va a ser una trampa por lo menos me gustaría tener alguna idea de quien la preparó contra nosotros. El trabajo de un policía no suele ser así, solemos saber a quen perseguimos, a quien queremos salvar y por qué.
Rivera asintió sin dejar de ver los árboles. Tenía 24 años y llevaba uno en el cuerpo. Tyler tenía 10 años más, y nunca había estado en un caso como este, no culpaba al joven por estar nervioso.
            -¿Listo?- preguntó Tyler
Rivera volvió a relamerse y asintió. Sus ojos nunca se separaban de los árboles.
Tyler abrió la puerta del coche y bajó, mantenía su pistola apuntando al cielo por seguridad. Rivera lo siguió, y caminaron al bosque.


Sky seguía vigilando desde el aire y vio a los dos oficiales caminar cautelosos hacia los árboles y luego desaparecer de su vista. Luego su ojo se distrajo por una luz roja en el horizonte y vio que otro carro de policía se estaba acercando. Tenían que ser Winchell y Barnes. Se sentía mejor con alguien con la experiencia de Winch en el caso.
Cuando Sky volvió a posar la mirada en el bosque, vio a uno de los policías correr a toda velocidad de vuelta a la patrulla. Instantes después su radio dejó escuchar una voz.
            -Colibrí, aquí el carro cinco, ¿me escuchas?, cambio.
La voz pertenecía a Rivera, Sky levantó el micrófono y respondió.
            -Aquí el colibrí, carro cinco, ¿qué encontraron?, cambio.
            -Es su sobrina señor Ryder, ella y Amy estaban en el bosque, están amarradas y casi desnudas, pero parecen estar bien.
Sky soltó un suspiro de alivio.
            -Señor Ryder, su sobrina nos dijo que no se detenga y que siga buscando el coche de Wilberforce, la chica Johnson y Marie Sanders están con Dora Wilberforce, son sus prisioneras, y necesitan ayuda, cambio.
-Okay Rivera, trae a Copper al radio para que pueda darme toda la información tan pronto como puedas, cambio.
-Entendido señor Ryder. Se estaba vistiendo, la tendré con usted en un par de minutos, cambio y fuera.
Sky colgó el micrófono y reposó la vista en la carretera que iba al sur, tenía que encontrar ese carro.


Sherry y Marie observaron incrédulas las dos horcas que Dora había colgado de una fuerte rama de un árbol a unos 20 metros de distancia. Al ver sus caras la esposa del banquero estalló en una carcajada histérica propia de un científico loco.
            -Hace sesenta o setenta años en este estado colgaban a la gente por robar ganado -dijo cuando se calmó su risa- Y dado que mi marido se comporta igual que un toro, lo justo es que reciban un castigo igual por habérselo robado.
Se acercó a las mujeres y con cada mano agarró y jaló las piezas de cuerda que había metido dentro de sus genitales. Las dos chicas gritaron al sentir la aumentada presión en la delicada zona de sus cuerpos.
            -Su peor crimen es haber permitido que lo que sienten ahí les haya hecho tomar decisiones- dijo volviendo a jalar. -John no sabe decir que no, pero no las habría buscado si ustedes no lo hubieran incitado en primer lugar.
Las dos mujeres sacudieron sus cabezas violentamente, pero esto sólo provocó que Dora diera otro largo jalón a las cuerdas, las dejó gimiendo por el placer tras sus mordazas por un minuto entero antes de soltar y aligerar la presión.
            -Bueno, suficientes sermones, es hora de ejecutar el castigo.
Se agachó y levantó a Sherry sobre su hombro derecho, después de hacer un gesto estilo militar se puso a marchar hacia el árbol mientras tarareaba la marcha fúnebre de Chopin mientras cargaba a su indefensa víctima rumbo al cadalso.

Sherry se resistió, pero era inútil. Atada como estaba hubiera necesitado horas para liberarse, suponiendo que en algún momento lograra aflojar las ataduras sin ayuda. Gimió tras su mordaza, pero Dora no escuchaba a nada ni a nadie, cuando llegaron al punto donde colgaban las horcas, Sherry perdió toda esperanza de que la mujer fuera a entrar en razón.

            -De rodillas chica
Dora sacó otra pequeña cuerda de su bolsillo, e hizo una conexión estilo hogtie que iba de los tobillos de su prisionera a el lazo que rodeaba su cintura. Entonces, tomó la horca

            -Finalmente ha llegado tu lección de humildad, señorita Johnson, espero que la tomes tan bien como yo tomé la mía.

Puso el nudo alrededor del cuello de la chica y lo apretó. Aún había suficiente cuerda sobrante, de modo que unos centímetros de ella quedaron sobre su hombro desnudo. Dora caminó al tronco a donde había atado el otro extremo de la cuerda, y acomodó el nudo para quitar todo el sobrante de la cuerda. Con un gemido ahogado Sherry se quejó y se estiró todo lo que pudo, tratando de evitar que su cuelo se viera oprimido.
            -Sólo mantente erguida y no tendrás nada de que preocuparte- le dijo mientras terminaba su trabajo -hasta que decida terminar contigo.
Dora se alejó unos pasos disfrutando la imagen de su indefensa prisionera en una trampa mortal. Había lágrimas saliendo de los ojos de la desesperada Sherry, que sacudía la cabeza suplicante.
            -Hay que linda -dijo Dora burlándose mientras se acercaba y apretaba los pezones de la indefensa y desnuda chica en sus manos -Humildad chica, es lo que tienes que aprender, con esa hermosa cara y ese cuerpo es muy sencillo que una chica acabe con un ego enorme. Supongo que te fue sencillo conseguir que mi John se enamorara de ti, pues muy pronto ya no podrás enamorar a ningún hombre, nunca mas.
Pudo haber dicho o hecho mas para atormentar a su indefensa víctima, pero después de eso su atención se centró en Marie. Al ver lo que le hacían a Sherry, y quedándose sola, la otra mujer había pasado el tiempo luchando contra sus ataduras para ponerse de pie, y ya que lo había logrado hizo un intento desesperado de llegar a la autopista dando saltos.
Al verla avanzar poco a poco, Dora rio.
            -¿Vas a algún lado Marie?
Jugando con ella, empezó a seguirla a paso lento.


            -Llamando al Colibrí, llamando al Colibrí, aquí Copper desde el carro cinco, ¿me escuchas tío Sky?, cambio.
Sky Ryder tomó el micrófono rápidamente.
            -¿Eres tú, Copper?, gracias al cielo que estás a salvo.
Copper estaba parada afuera del auto, se había puesto sus pantalones de mezclilla y la blusa color azul cielo que le había dado a Sherry la tarde anterior. La oficial Cole estaba también de vuelta en su uniforme, pero al igual que Copper, ninguna había tenido tiempo de ponerse sus zapatos. Tyler y Rivera estaban cerca del coche con ellas y el sheriff Winchell con el oficial Barnes acababan de llegar.
            -Sí, estoy bien Tío Sky, y también Amy, quiero decir la oficial Cole. Pero tienes que ayudar a Sherry y a Marie, algo horrible le pasó a la señora Wilberforce, creo que enloqueció, las tiene secuestradas y creo que va a matarlas.
            -¿Matarlas?, ¡No es posible!
            -Sí es posible- dijo la chica -cuando me capturó, tenía una bolsa llena de cuerdas, y un par de ellas eran muy gruesas, como las que se usan en las horcas. No usó ninguna de esas cuerdas para amarrar a ninguna de nosotras, y estaba presumiendo que iba a llegar el final del camino para ellas. ¡Tenemos que ayudarlas!
El sheriff Winchell le quitó el micrófono a la chica.
            -¿Cómo crees que debamos proceder Sky?
            -Si Copper vio esas cuerdas, entonces debemos de tomarnos la amenaza en serio- dijo el piloto con seriedad- Me adelantaré a ver si puedo verla, ustedes síganme tan pronto como puedan, cambio.
            -De acuerdo Sky, cambio y fuera.
El sheriff vio a todos los rostros que lo observaban
            -Empecemos, Amy, ven conmigo. Harry, tú y Andy vayan con Copper, mantengan los ojos abiertos y estén atentos al radio.
Segundos después, los dos carros retomaban la carretera.


Marie ni siquiera pensó que su carrera era inútil. Saltó tan rápido como era posible en su apretado bondage, sabiendo que si se caía al suelo sus infinitesimales oportunidades de escapar o encontrar ayuda desaparecerían por completo. Podía escuchar la risa de Dora tras ella, y un par de veces volteó la cabeza a ver que tan cerca estaba su perseguidora. Aunque su captora iba a ritmo de paseo, no le tomó mucho tiempo recortar la distancia con Marie, y a pesar de todo el esfuerzo de la prisionera en alejarse, cualquier testigo hubiera visto que no tenía esperanza.
Sólo por molestar, cada pocos segundos Dora gritaba cosas como “voy por ti”, “te estoy alcanzando” o “será mejor que te apures”. Las voces acabaron de poner nerviosa a la mujer, quien finalmente dio un salto demasiado amplio, perdió el equilibrio y se fue al suelo soltando un grito amordazado que combinaba el dolor del golpe con la frustración.
Dora la alcanzó y la ayudó a sentarse.
            -Ningún hueso roto, ¿verdad?, bueno, aunque los hubiera, no habría tiempo de que se curaran. Te queda poco tiempo de vida. Ven, vamos a regresar con tu amiguita.
Trató de levantar a la prisionera sobre su hombro, pero, presa del pánico, la rubia peleó y no la dejó hacerlo, pateándola y retorciéndose cada que intentaba cargarla. Era como un pez fuera del agua, tratando de evitar las manos de un pescador. Por un minuto o dos lo logró, pero finalmente Dora pudo agarrar la cuerda sobre sus genitales y le dio un buen jalón. El agotamiento, combinado con la sorpresa de sentir la presión en sus partes privadas, hicieron que Marie se detuviera.
            -Así está mejor cariño- dijo Dora con una inusual calma -Vas a arruinar mi peinado.
Se acomodó el pelo y ahora si levantó a Marie sobre su hombro, repitiendo su interpretación de la marcha fúnebre mientras marchaba al árbol destinado a ser patíbulo de las mujeres que había terminado por odiar. Al igual que con Sherry, ató los tobillos de la chica a su cintura con una cuerda estilo hogtie. Marie sollozaba.
            -No te preocupes cariño, esto terminará pronto- Colocó la segunda cuerda alrededor del cuello de Marie y lo ajustó. -Lamento no tener un capellán, pero las dos deben saber muy bien cuál es su pecado, ¿verdad?
El nudo fue ajustado alrededor del cuello de Marie, tal y como había pasado con el de Sherry, y Marie luchó para mantenerse recta y poder respirar. Dora caminó al frente y las contempló, era visible que Sherry empezaba a cansarse de su posición. La captora tomó de nuevo un pezón de cada mujer y apretó, ignorando los gemidos de sus dos silenciadas prisioneras.
            -¿Si entienden que esto no es una venganza, sino un acto de justicia, verdad? Han arruinado la vida de un buen hombre, y también la mía. Deben pagarlo.
Las dos prisioneras voltearon hacia la carretera, y Dora también.
            -¿Qué oyeron? ¿un pajarito? ¿o acaso fue el ángel de la muerte que viene por ustedes? Bueno, ya lo averiguaremos, ¿quieren que les vende los ojos antes de su ejecución?
Con el cuello estirado como lo tenían era imposible decir si alguna de las mujeres había asentido.
            -Bueno, como no me interesa verles más las caras, las tendrán.
Se fue al auto, y regresó con una tela blanca que partió en dos pedazos y que ató sobre los ojos de cada una de sus prisioneras.
            -Todo listo para la ejecución- sentenció.
Dora caminó para terminar soltar las horcas y ahogarlas, y en ese momento se escuchó una voz imperativa.
            -¡Dora Wilberforce! ¡Ríndete!
Era la voz de Sky Ryder, estaba a 50 metros de distancia y tenía su pistola lista en la mano.
Dora volteó a verlo confundida, y lo ignoró alcanzando la cuerda de la horca. Se escuchó un disparo y astillas volaron del árbol, a unos 30 centímetros de su mano, ella volteó a ver al inesperado visitante de nuevo. Sin comprender, volvió a intentar proceder con la ejecución y se escuchó otro balazo. Dora volteó a ver al ranchero por tercera ocasión.
            -¿No quieres que haga esto John?
Los dos carros de la comisaría llegaron en ese momento, y sus ocupantes bajaron, corriendo a donde se desarrollaba el drama.
            -No Dora, no lo hagas- respondió Sky dándose cuenta de que lidiaba con una persona que había perdido la cordura -Por favor, no, no está bien.
Dora suspiró y luego sonrió tímidamente a Sky.
            -¿nos podemos ir a casa Johnny?
            -Sí, hagamos eso.
Caminó hacia él, pero se distrajo cuando Winchell y Tyler corrieron a quitar las horcas de los cuellos de Sherry y Marie. Amy Cole y Copper también corrieron hacia las prisioneras y empezaron a desatar a las dos mujeres. Dora vio lo que ocurría y la mirada enloquecida de sus ojos desapareció momentáneamente.
            -¡Dios Mío!- gritó, y empezó a llorar.
En cuanto Dora colapsó, Amy y Barnes corrieron a asistirla, y el oficial Rivera tomó el relevo de Cole desatando a Marie. Winchell vio con tristeza a la mujer histérica y caminó hacia Sky.
            -Un caso simple que abrimos y cerramos, ¿no Sky?
            -Y todo esto, sólo por dinero, que desperdicio.


Con las manos esposadas, Dora Wilberforce había caído dormida y estaba en el asiento trasero de la patrulla del sheriff bajo vigilancia del oficial Barnes; Marie, vestida con ropas viejas que Sky tenía en su avión para emergencias, también estaba esposada de manos y sentada en la orilla del coche de Tyler, vigilada por éste; Rivera estaba en la radio pidiendo ambulancias; Sky, Copper, Winchell, Amy Cole y Sherry, que vestía un uniforme de repuesto del sheriff, estaban en círculo entre ambos carros. Sherry se estaba disculpando con el sheriff y con Amy.
            -De verdad que no sé que me pasó en la corte- explicó -nunca había hecho nada parecido, ni lo volveré a hacer sheriff.
Luego se dirigió a Amy.
            -A ti te debo una disculpa en particular. Fuiste muy buena conmigo todo el tiempo en que me vigilaste, y te traicioné, también debo ir a disculparme con la enfermera.
            -Y también con Jeanne Hall- añadió Amy -por amarrarla y robarle su coche.
Sherry asintió.
            -Tengo mucho por qué responder, así que será mejor que me arresten.
Se puso de espaldas a Amy y colocó sus manos a la espalda.
            -Espósame, lo merezco.
Amy dudó viendo a Winchell.
            -Bueno, no sé si es necesario.
Sherry volteó hacia atrás sin quitar las manos de donde podían encadenarla.
            -Insisto. Ayer pensaba que estar esposada en una jaula era lo peor que podía pasarme, pero hace apenas unos minutos estaba deseando poder estar en la cárcel.
Amy vio a Winchell de nuevo y le preguntó que debía hacer.
            -Bueno, tenemos que llevarla a la cárcel. Técnicamente es una fugitiva hasta que haya un nuevo veredicto a su favor.
Amy buscó en su cinturón, pero vio que no traía esposas, Winchell le dio las suyas y la policía esposó las manos de Sherry a su espalda. La chica rio.
            -Gracias, ahora me siento segura.
            -¿Qué le va a pasar a la señora Wilberforce sheriff?, preguntó Copper.
            -No lo sé Copper, es un caso muy triste. Los doctores tendrán que examinarla y determinar si está cuerda.
            -Supongo que el impacto de que su marido la abandonara y arruinara sus vidas fue demasiado para ella- aventuró la chica.   
            -Todos lo sentimos por ella Copper- dijo Sky -pero estuvo muy cerca de cometer un asesinato. Sherry aprendió algo sobre no tomarse la ley en sus propias manos, y lo mismo pasará con Dora.
Sherry los vio a todos y volvió a tomar la palabra.
            -Y por cierto, quiero agradecer a todos lo que han hecho por mi estos dos días, y especialmente a Copper y a Sky, que siempre creyeron que era inocente.
Copper abrazó a su amiga esposada.
            -Siempre puedes contar con tus amigas- le dijo sonriendo.


El lunes siguiente, todos estaban en la corte de nuevo. La condena de Sherry fue eliminada a la luz de la nueva evidencia obtenida mediante las confesiones de Marie Sanders y John Wilberforce. Sherry tenía toda una nueva lista de crímenes por los cuales se le podía procesar, sin embargo, ninguna de sus víctimas quiso presentar cargos, e incluso la enfermera Ruth Leeson y Jeanne Hall testificaron a su favor, así que Sherry Johnson salió como una mujer libre.
Sky, Copper y Winchell esperaron afuera de la corte y observaron a Sherry hablar brevemente con unos reporteros, para después alejarse acompañada de su abogado. Otros reporteros y pequeños grupos de espectadores se juntaron alrededor de Ruth Leeson, Patty Brennan, Rita Everett y Liz Martin para oírlas hablar. Jeanne Hall pudo esquivar a la prensa con ayuda de un galán de su oficina.
Los tres se fueron al café de Jeb y dentro Sky vio al guardia del banco, Jeb, escuchando la serie mundial en la radio, se veía miserable.
            -¿Qué pasa George?- le preguntó Sky -¿estás preocupado por el arresto de Wilberforce?
            -Oh no- contestó George rápidamente -se lo merecía, es sólo que…
            -¿Qué?
            -Bueno, aposté 10 dólares con él en la serie mundial, yo iba con los Yankees, pero si los Dodgers ganan el día de hoy, la serie termina, y aunque esté en la cárcel, debo pagarle.
            -Debes tener fe en tu equipo George- le dijo Copper alegre.
            -Los Dodgers tienen a Maglie hoy, y los Yankees van a abrir con el papanatas de Larsen, no creo que…
Se detuvo para oír que el primer lanzamiento del partido fue una bola de Larsen.
            -Voy a sufrir mucho.
Sky, Copper y el sheriff lo dejaron y fueron a una mesa.
            -Todo terminó bien- comentó Copper satisfecha -sólo necesito saber una cosa mas para que esto sea perfecto.
            -¿Qué?- le preguntó su tío.
            -¿Qué nombre le sugeriste a mis padres que me pusieran que prefirieron llamarme Coppelia?- cuestionó sonriendo.
            -Sí, Sky- dijo Winchell -yo también quiero saber.
            -Creo que es un nombre hermoso- dijo Sky sin mucho convencimiento -sólo pasa que es poco común.
Copper se cruzó de brazos y movió la cabeza a un lado.
            -¿Cuál era?- insistió.
Sky dudó y su expresión mostraba que preferiría estar en otra parte, tomó un menú de la cafetería y jugó con el.
            -Era…
Sus acompañantes lo veían expectantes.
            -Gwendolyne- murmuró
Winchell rio y Copper gruñó.
            -Es espantoso tío Sky- dijo, y luego se unió a las risas de Winchell.
Sky fingió estar concentrado en el menú.
            -Sólo ordenemos, ¿ok?
Todos siguieron riendo.


FIN